¿Por qué elegí hacer Bachillerato en Senara? una alumna de 2ºBach

¿POR QUÉ ELEGÍ HACER BACHILLERATO EN SENARA?

Bachillerato: una de las decisiones más importantes para tu hija

Hace dos años se me planteó la posibilidad de elegir en qué colegio cursar Bachillerato, siendo sincera, tenía mis dudas, ¿me quedo en Senara o me voy?, ¿merece la pena este colegio?, ¿qué tiene que no tengan otros?.

En su momento no sabía qué responder, pregunté a alumnas de cursos anteriores y no sé exactamente qué fue, si la intensidad con la que me contaban su experiencia, si la alegría o la verdad en sus palabras, pero decidí quedarme, elegí Senara. 

Y si ahora me preguntaran qué es Senara, qué me ha enseñado estos dos años, qué tiene que le diferencia del resto, resumiría todo en cuatro palabras. 

Alegría, por todos los momentos felices entre clase y clase, por las risas con las profesoras y compañeras en las excursiones al Escorial o a Molinoviejo.

Oportunidad, por la cantidad de experiencias profesionales que nos han ofrecido, las distintas charlas educativas y de orientación que hemos recibido y la cantidad de extraescolares como Debate o Excellence que hacen de ti una persona con una visión más allá del contenido de Bachillerato; oportunidades que te abren nuevos caminos para el futuro.

Valores, si hay una palabra que defina lo que he aprendido estos últimos años aquí, es ésta. He aprendido a ser generosa con mi tiempo, al igual que las profesoras se quedaban en el patio explicándote lo que no entendías, tú te quedabas ayudando a aquella compañera que le costaba un poco más seguir adelante; he aprendido a preocuparme por mis compañeras y ver esos pequeños detalles que las profesoras cazan al vuelo, como el darte cuenta cuando una compañera tiene un día malo o está pasando por un mal momento; he aprendido lo que es la confianza, porque las profesoras no son sólo las personas que te enseñan el temario, sino las que hablan contigo, se preocupan por ti, no solo por los estudios, se preocupan por tus preocupaciones y se alegran por tus victorias, te transmiten confianza, te ayudan y te entienden.

Estas tres palabras me vienen a la mente cuando pienso en estos dos años, pero sobre todo la palabra familia. Me llevo de Senara momentos vividos con todo mi curso, tanto los buenos como los malos, pero vividos todas juntas, profesoras con las que puedo seguir hablando y que me han enseñado y ayudado tanto, increíbles amigas que no encontraría en otra parte del mundo. 

Me llevo esta gran familia que hemos formado entre profesoras y alumnas. 

¡GRACIAS SENARA! 

María Torija Ares. Alumna 2º de Bachillerato SENARA