Ser un Alumni de Senara es...Entrevistas a nuestras Alumni

SER ALUMNI DE SENARA ES…

Entrevistas a nuestras Alumni

¿Qué significa ser una Alumni de Senara?

  • Ser Alumni Senara es toda una responsabilidad. He recibido tanto en el colegio, a nivel académico y humano, que me siento un poco en deuda con la sociedad y, en agradecimiento. Intento que se refleje en mi día a día, en mi trabajo, familia y entorno, viviendo los valores que recibí e hice propios, que no atienden a una moda sino que creo de corazón que nos pueden hacer realmente felices a las mujeres y hombres del siglo XXI.
  • Para mí, ser Alumni Senara, significa agradecimiento por todos los años vividos en el colegio, el trato, el cariño, la formación, académica y humana, y sobre todo, me siento afortunada de poder haber formado parte del colegio que con tanto cariño recuerdo.
  • Gracias a que somos Alumni, tenemos la suerte de poder apoyarnos, colaborar, compartir experiencias entre muchas cosas más, cada una desde su sitio. Así podemos seguir vinculadas al colegio y a todas las personas que nos acompañaron durante el paso por el mismo, lo cual nos puede seguir enriqueciendo en distintos ámbitos de la vida: personal, profesional, familiar, espiritual.

 

­ ¿Podrías sintetizar en dos palabras tu paso por el Colegio?

  • Valores y amistad
  • Infancia feliz
  • Amistad y formación

 

¿En qué crees que ha influido en tu recorrido profesional la formación del colegio?

  • Siempre he pensado que mucho. Tuve la suerte de contar con profesoras que me prepararon bien para la etapa universitaria, y junto con la educación recibida de mis padres, la formación personal ha influido en mi ética profesional y como he querido afrontar mi trabajo profesional.
  • Creo que sobre todo la formación humana es la que ha influido en mi recorrido profesional y que me hace destacar frente a otros compañeros. En Senara nos enseñan a ser generosas, amables, responsables y trabajadoras sin ser egoístas, sin buscar nuestro bien sino todo lo contrario, buscando el bien del equipo, y creo que es fundamental trasladar todos esos valores al puesto de trabajo, donde muchas veces el ambiente se rige por la competitividad, la desconfianza, la crítica.
  • A nivel académico por supuesto que mucho, pues en el colegio siempre me exigieron acorde a mis aptitudes y de forma personalizada. Pero, sobre todo, creo que es con los valores o lo que hoy llamamos “soft skills” con lo que realmente ha influido más en mi carrera y que sigo luchando para que sean un hábito en mi día a día: generosidad, alegría, estar pendiente de los demás, agradecimiento, orden, levantarme cada vez que caigo.

 

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas de tu etapa en el colegio?

  • Cualquiera relacionado con mis amigas. Siempre que alguien me pregunta, ¿llevarías a tus hijos a tu colegio?, pienso: lo haría sin dudarlo si sé que van a encontrar unas amigas como las que yo tengo.
  • Son muchos y muy buenos. Historias en clase, tradiciones del cole, mi paso por el coro de Senara… ¡No podría elegir uno!
  • ¡Son tantos! Los días previos a Navidad decorando y montando el Belén, el concurso de villancicos, las convivencias, los recreos eternos después de comer, los últimos años en Bachillerato tan intensamente vividos y con gran unión entre todas las compañeras y las profesoras.

 

¿Tu paso por Senara dejó alguna huella en tu vida que nos quieras contar?

  • Creo que la lección más importante que aprendí en el colegio (y en mi familia) es la clave para la felicidad: vivir pendiente de que los demás sean felices.
  • Mi paso por Senara dejó muchas huellas, muchísimo Es imposible pensar en mi infancia y adolescencia, sin pensar en Senara. Pero guardo con especial cariño recuerdos con las profesoras en los últimos años, que pasaron a ser casi como amigas.

 

¿Algún recuerdo gracioso que quieras compartir?

  • Ahora mismo sólo me vienen a la cabeza muchas “gamberradillas” divertidas, pero mejor no sacarlas a la luz, jeje. Realmente disfruté mucho en el colegio y tengo muy buen recuerdo de esa época (que no significa que todo fuera perfecto y no hubiera dificultades, pero en general el balance es muy positivo).
  • Mi grupo de amigas y yo, éramos muy traviesas y siempre estábamos metidas en algún lío, pero recuerdo sobre todo las clases de Carlota en historia, que no podíamos pararnos de reír con sus ocurrencias, o cuando Miss Mery nos contaba la crónica social del momento en Inglés.